Antonio Maíllo anima a los ayuntamientos a seguir el ejemplo de Trigueros con Los Palmares y poner al servicio del pueblo los bienes y tierras municipales

El coordinador general de Izquierda Unida visita, junto a la alcaldesa de Trigueros, Victoria Caro (IU), la antigua Dehesa Boyal, recuperada por el Ayuntamiento tras 50 años de gestión privada . El coordinador general de Izquierda Unida en Andalucía, Antonio Maíllo, ha visitado junto a la alcaldesa de Trigueros, Victoria Caro (IU), la finca Los Palmares, una explotación agro-ganadera que ha vuelto a manos del pueblo triguereño después de 50 años de gestión privada. Maíllo ha puesto en valor el paso dado por el Ayuntamiento de Trigueros y su alcaldesa, que pondrá ahora la gestión de la antigua Dehesa Boyal al servicio del pueblo con el desarrollo de la agricultura, la ganadería, actividades ambientales, turísticas y sociales. La alcaldesa se ha marcado como objetivo principal tras recuperar la propiedad de la finca la creación de empleo. El Ayuntamiento de Trigueros ha mantenido reuniones sobre el uso de Los Palmares con agricultores, ganaderos, pequeños empresarios y familias que se han mostrado interesados en colaborar en su gestión a través del desarrollo de propuestas que incluyen desde aprovechamiento ganadero hasta regadíos. Según ha explicado la alcaldesa, nada más firmarse el acta de extinción del contrato de arrendamiento con Camponuba, se le comenzó a dar uso público para no dejar las tierras en baldío. Y añadió que se han puesto 200 hectáreas al servicio de los agricultores para siembra de cereal de secano. Victoria Caro ha subrayado la importancia de la colaboración con la Universidad de Huelva para agilizar el uso público de Los Palmares. Así, explicó que en 2012 el Ayuntamiento firmó un convenio con la UHU para la ejecución del proyecto Nueva estrategia para el desarrollo de Trigueros, Recuperación y puesta en valor de la Dehesa Boyal. Tras el debate, el profesor de la UHU, Juan Antonio Márquez, presentó los primeros datos. La finca se divide en tres zonas: marismas, 60 hectáreas; forestal, 60; y 300 hectáreas de tierras para cultivos. Lo que será tenido en cuenta para lograr un desarrollo sostenible de la finca para su explotación.