El Ayuntamiento de Aljaraque aprueba la iniciativa impulsada por Izquierda Unida con la que se reconoce públicamente a las víctimas de la represión franquista en esta localidadad

En el reciente pleno celebrado por el Ayuntamiento de Aljaraque se aprobó una Iniciativa de la Comisión de Memoria Histórica y Democrática Local, por la que se concreta un Reconocimiento Público de las personas que en Aljaraque y Corrales fueron represaliadas a manos de los seguidores de dictador Francisco Franco. Esta Iniciativa fue aprobada por todos los grupos, excepto por el PP que se abstuvo, “mostrando una vez más su visión de que, para ellos, estas víctimas son de segunda fila”, señala el portavoz municipal de IU, Sebastíán Rivero.

El Grupo Municipal de Izquierda Unida acogió favorablemente esta iniciativa, por ser promotor de la misma junto con los miembros de la citada Comisión memorialista local, de la que forman parte varios miembros de la Asamblea Local de IU..

Sebastián Rivero destaca el trabajo de la subcomisión que se encargó de realizar un censo, no cerrado aún, de un total de 64 personas de nuestra localidad, que fueron fusiladas o murieron en prisión, entre los años 1936 a 1942, por defender la legalidad democrática de la Segunda República y los valores de justicia social y libertad de pensamiento.

Para el portavoz izquierdista, con este reconocimiento se hace un ejercicio de recuperación de la verdad, mediante el cual se saca a la luz públicamente el nombre de estas personas que perdieron la vida inocentemente por tener unas ideas opuestas a las del dictador y sus correligionarios. Se trata en suma, añadió Rivero, de un acto de reparación de las víctimas, para que desde la Institución Municipal, se coloquen placas de reconocimiento con el nombre de esos 64 paisanos y paisanas, en los lugares públicos de mayor concurrencia ciudadana.
A partir de ahora, añade Rivero, se descubre el manto del olvido en el que ha sido, durante 81 años, ocultada esta parte de nuestra historia reciente y se homenajea a quienes lucharon por defender unos valores que hoy están consagrados en la Carta de Derechos Humanos y en nuestra propia Constitución, sentenciando que con este acto se hace Justicia con estas víctimas y con sus familiares.