IZQUIERDA UNIDA ANUNCIA SU VOTO NEGATIVO A LOS PRESUPUESTOS DEL AYUNTAMIENTO DE HUELVA Y LOS CALIFICA COMO LOS DE LA POLÍTICA DE TIERRA QUEMADA DE UN ALCALDE QUE SABE QUE SE LE ACABA SU TIEMPO POLÍTICO.

El portavoz de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Huelva Pedro Jiménez y el Concejal Juan Manuel Arazola, han analizado hoy en rueda de prensa celebrada en la sede provincial de Izquierda Unida, los acuerdos de naturaleza económica que van a debatirse en el pleno del próximo miércoles del Ayuntamiento de Huelva, entre los que se encuentran el presupuesto para el año 2014, la liquidación del presupuesto del año 2013 o el seguimiento del plan de ajuste.

Pedro Jiménez, ha anunciado el voto negativo de su formación al proyecto de presupuestos presentado por el Partido Popular, ya que estos presupuestos son un auténtico ejercicio de ingeniería financiera incluyendo partidas de ingresos ficticias que no se van a producir y son una muestra más de la política de permanente huida hacia adelante de un alcalde que sabe que su tiempo político se acaba y que está practicando una política de tierra quemada e hipotecando muy seriamente al ayuntamiento para los próximos años.

Para Jiménez la incapacidad política de Pedro Rodríguez hace que solo encuentre La solución a los problemas que el mismo ha creado en los recortes de derechos a los trabajadores municipales, los recortes de los servicios y el aumento en las tasas e impuestos que deben pagar los ciudadanos de Huelva capital.

Asimismo Pedro Jiménez ha alertado del contenido de la Resolución del ministerio de hacienda de 25 de marzo de 2014 en el que se advierte al Alcalde de Huelva en relación a la empresa pública de transportes EMTUSA, que debe aprobar un plan de corrección de la situación financiera de la empresa, al haber esta presentado resultados negativos de explotación en dos ejercicios contables consecutivos, esta resolución dice textualmente: ”Si esta corrección no se cumpliera a 31 de diciembre de 2015 dado el servicio que presta la empresa, la entidad local en el plazo máximo de los seis meses siguientes a contar desde la aprobación de las cuentas anuales del ejercicio 2015 de la entidad, disolverá la misma. De no hacerlo, dicha entidad quedará automáticamente disuelta el 1 de diciembre de 2016”.

Por su parte Juan Manuel Arazola ha señalado que del estudio de la documentación facilitada se desprende una situación financiera caótica y desastrosa del ayuntamiento, con un remanente de tesorería negativo de más de 40 millones de euros y una deuda financiera que con el nuevo préstamo de 69 millones de euros que se ha aprobado va a superar los 300 millones de euros, lo que va a obligar al ayuntamiento de Huelva a pagar a los bancos 67.000 euros al día durante el año 2014, y una cantidad de más de 40 millones de euros en el año 2016. Arazola, asimismo ha señalado que la deuda comercial del ayuntamiento sigue creciendo situándose en el primer trimestre de 2014 en 51 millones de euros y con un periodo medio de pago a proveedores de 568 días frente al plazo máximo de 30 días establecido por la ley.