Izquierda Unida defiende que “el agua es un servicio público esencial” y denuncia que el PP la ha convertido en un “negocio solo para sus amigos”

La portavoz de IU en Cortegana, Rebeca Martín, y el responsable de Organización, Rafael Sánchez Rufo, denuncian que Aqualia “se asegura el beneficio a Costa de los corteganeses”, igual que ha hecho en los municipios que le han entregado el servicio

 

El responsable de Organización de Izquierda Unida, Rafael Sánchez Rufo; y la portavoz de IU en el Ayuntamiento de Cortegana, Rebeca Martín, han asegurado que la privatización del servicio de abastecimiento y depuración de agua en la localidad serrana ejecutada en solitario por el PP y diseñada por el alcalde, José Enrique Borrallo, ha servido para desenmascarar una vez más las “mentiras del PP”. Sánchez Rufo denuncia que los dirigentes del Partido Popular de Huelva “se han convertido en los mejores embajadores de las empresas privadas, a las que han entregado (casos de Valverde, Bollullos, Cartaya, San Juan, Gibraleón o ahora Cortegana) “un servicio público esencial como es el agua”.

Y mientras esto sucede y el PP “dinamita una empresa pública como es Giahsa”, añade Sánchez Rufo, el PP “mantiene al alcalde de Aljaraque, David Toscano, en la vicepresidencia de MAS-Giahsa”. Para Izquierda Unida “no es admisible que el PP haga negocio con el agua donde puede ser rentable (grandes municipios) y se olvide de la gestión de este recurso esencial en los pueblos pequeños”. Por eso, Sánchez pidió al popular David Toscano que “salga cuanto antes de la vicepresidencia de Giahsa o bien que defienda a la Mancomunidad que paga su salario”.

La última gota que colma el vaso de la paciencia de Izquierda Unida en la gestión pública del agua ha sido la privatización de este servicio en Cortegana por iniciativa del PP. La portavoz de IU en la localidad serrana ha desvelado en rueda de prensa que “el alcalde corteganés y el PP han anunciado rebajas en las facturas que pagarán los ciudadanos, una trampa que durará lo que falta para las elecciones municipales de mayo de 2015, porque Aqualia (la adjudicataria del servicio) se garantiza beneficios por contrato, ya que el Ayuntamiento está obligado a velar por la estabilidad financiera de la empresa privada, según consta en el mismo pliego de adjudicación”. “Con esta cláusula, Aqualia se asegura la subida del agua al pueblo en cuanto le fallen las cuentas o vea que gana poco dinero a costa de los corteganeses”, subraya la concejala corteganesa. Eso sí, dice Rebeca Martín, “el alcalde dispondrá de 500.000 euros procedentes del canon que pagará Aqualia al Ayuntamiento para disponer a su capricho de aquí hasta las próximas elecciones municipales”.

Rebeca Martín insiste en que el alcalde, el popular José Enrique Borrallo, “no ha querido escuchar la opinión del pueblo”, que ya había dicho no a esta privatización a la carta, que tendrá efectos durante los próximos 25 años en Cortegana, con un manifiesto rubricado nada menos que por 1.500 ciudadanos y ciudadanas de la localidad serrana.

Por su parte, el responsable de Organización de Izquierda Unida advierte que desde su formación defenderán los intereses de Giahsa y la MAS “hasta las últimas consecuencias”, lo que conlleva mantener las exigencias jurídicas y reclamaciones dinerarias contra los ayuntamientos que han privatizado el servicio de agua. “No puede ser que, como ha sucedido en Valverde, Giahsa tenga que garantizar el suministro a los vecinos, mientras el PP y su alcaldesa Dolores López, entregan el agua a la empresa privada”, señala Sánchez Rufo.