Izquierda Unida denuncia que Pedro Rodríguez discrimina a los barrios de Huelva en su propio beneficio

El coordinador provincial de Izquierda Unida y portavoz del Grupo Municipal, Pedro Jiménez, denuncia “el interés del alcalde por amordazar a las asociaciones de vecinos que critican su gestión” y critica que Pedro Rodríguez “haya creado, financiado e impulsado la creación de barrios de primera y de segunda con su intencionada política de abandono y recorte de las actividades vecinales” El ciclo de asambleas abiertas que está celebrando Izquierda Unida de Huelva en los diferentes barrios y distritos de la capital no hace más que confirmar el abandono a su suerte de las barriadas y periferia de la capital onubense, donde los servicios municipales de limpieza, jardinería, mantenimiento, cultura y educación han sido recortados o eliminados debido a la enorme deuda que maneja el Ayuntamiento de Huelva. La última reunión abierta la celebró Izquierda Unida en el Distrito V, que engloba las populosas barriadas de Verdeluz, La Hispanidad o El Torrejón y allí los vecinos participantes pidieron a los dirigentes de Izquierda Unida la puesta en marcha de presupuestos participativos y medidas de control y transparencia para que los vecinos puedan decidir y conocer el destino de las inversiones y gastos municipales. El portavoz municipal de Izquierda Unida, Pedro Jiménez, ha señalado tras participar en el encuentro y recoger las propuestas de ciudadanos y ciudadanas que “en nuestras visitas a los barrios estamos constatando que el alcalde, Pedro Rodríguez (PP), ha creado barrios de primera y de segunda en Huelva” y añade que “el Consistorio le da más dinero y apoyo a las asociaciones que le son afines. Muchas asociaciones de vecinos han ido cerrando porque no tenían ni para pagar la luz”. Según Pedro Jiménez, “el alcalde ha ido abandonando poco a poco a los barrios y asociaciones que han sido contestatarios con su política de falsos sentimientos y han reclamado mejoras para sus vecinos y vecinas”. Según Jiménez, “Pedro Rodríguez está aplicando una Ley Mordaza a los barrios y colectivos que le son críticos, estrangulando el mantenimiento de las asociaciones de vecinos y dejándolas sin ayudas y apoyos, no solo económicos, sino eliminándolas del circuito cultural y festivo de Huelva”. En la asamblea y la anterior visita y recorrido por Verdeluz y La Hispanidad, los vecinos volvieron a reclamar lo que se está convirtiendo en un clamor ciudadano: los presupuestos municipales participativos. Pedro Jiménez asegura al respecto que los vecinos y vecinas exigen aún más: “explicaciones sobre el destino de los fondos, gastos y pagos que hace la Alcaldía, y donde incluyen preguntas sobre los criterios que se siguen para la concesión de las ayudas públicas”. El portavoz municipal de Izquierda Unida subraya que su formación está recogiendo esas inquietudes y recuerda que algunas de ellas, sobre todo la referente a presupuestos participativos, ha sido rechazada de plano por el equipo de Gobierno del alcalde, que “parece alérgico a poner en marcha cualquier medida de transparencia”. El hecho de que el Ayuntamiento onubense esté intervenido financieramente por el Ministerio de Hacienda, dice Pedro Jiménez, está obligando al alcalde a ser más cuidadoso con las cifras que presenta en los plenos aunque advierte que “precisamente esa intervención lleva a Pedro Rodríguez a aumentar el oscurantismo sobre las facturas que guarda en los cajones y que aún están sin reconocer”. Pedro Jiménez ha explicado que el objetivo de Izquierda Unida es salvaguardar las empresas municipales que quedan antes de que la “gestión manirrota de Pedro Rodríguez acabe con ellas, como ha hecho ya con el Servicio Municipal de Recaudación y la Empresa Municipal de la Vivienda, cuyos trabajadores han sido despedidos”. Y citó el caso de Emtusa, la Empresa Municipal de Transportes, donde sus trabajadores han sufrido un recorte del 30% de sus asignaciones salariales”. Esta empresa está obligada por ley a no dar resultado negativo, de lo contrario y si sigue en 2015 la senda de pérdidas de 2014, será privatizada. En el encuentro vecinal, Jiménez mostró su desconfianza absoluta en la gestión del Partido Popular, entre otros argumentos, señaló, “el apunte de ingresos municipales ficticios que año tras año no se cumplen”. La puesta en venta del Palacio de Deportes de Huelva por 10 millones de euros o el escandaloso anuncio de privatización de los servicios del cementerio previo pago de 7 millones de euros son dos ejemplos del intento fallido de inflar los ingresos municipales para ‘engañar’ al Ministerio y que éste no rechace las cuentas de Pedro Rodríguez. A Jiménez no le cabe ninguna duda de que si el Ayuntamiento de Huelva estuviera, en las condiciones actuales, gestionado por la izquierda “ya hubiera sido intervenido a bombo y platillo, pero como Pedro Rodríguez y el ministro Montoro son del mismo partido, se contienen”.