Izquierda Unida exige a la Consejería de Medio Ambiente que informe sobre las emisiones provocadas por Atalaya Mining

La portavoz de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Nerva, Isabel Lancha, reclama a la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía que “nos remita toda la información existente acerca de las emisiones al aire provocadas por la empresa Atalaya Mining, incluidos los informes sobre Contaminación Atmosférica, correspondientes al año 2016 y los parciales de 2017, que se hayan podido realizar, así como, el informe sobre el estado del expediente sancionador abierto por la propia Consejería y las actuaciones derivadas del mismo”. Así se lo ha comunicado la propia Isabel Lancha mediante un escrito registrado en la sede de la Delegación Provincial de Medio Ambiente de Huelva.
Estas emisiones atmosféricas a las que se refiere Lancha fueron conocidas en noviembre del año pasado por el trabajo de un equipo de investigadores de la Universidad de Huelva que detectaron un gran incremento de partículas en el aire de Nerva y de las localidades cercanas, registradas durante los meses del verano de 2016.

Isabel Lancha lamenta que “ha transcurrido mucho tiempo desde entonces y que la Consejería de Medio Ambiente, según palabras de su máximo responsable, José Fiscal, anunció que se estaban realizando estudios sobre este caso, de los que no sabemos absolutamente nada”. A esto hay que añadir que la Fiscalía de Medio Ambiente abrió una investigación por un presunto delito de contaminación atmosférica con grave riesgo para la población contra la empresa Atalaya Mining. Tras comprobarse la presencia de nubes de polvo en suspensión y al considerar que la empresa habría incurrido en una aplicación insuficiente y defectuosa de la Autorización Ambiental Unificada que rige sus operaciones en la zona.

Además, la propia Consejería de Medio Ambiente inició en septiembre de 2016 un expediente sancionador a Atalaya Mining, “del que no sabemos tampoco nada de en qué ha quedado, por lo que también exigimos que informe sobre el mismo”, añade Lancha.

“Por ello, le exigimos a la Consejería de Medio Ambiente que se deje de más retrasos en la investigación y comprobación de este grave caso de contaminación atmosférica y que se apresure a informar con todo detalle a la población de las localidades más afectadas, como son La Dehesa, Minas de Riotinto y Nerva, sobre los resultados de los estudios realizados y acabar con el clima de preocupación que desde entonces afecta a estas poblaciones que han estado expuestas a las emisiones de Atalaya Mining”, expone Lancha.