Izquierda Unida llevará llevará al Parlamento Andaluz los incumplimientos de la Junta con el Casa Por Casa de Marismas del Odiel

El Coordinador General y de Izquierda Unida en Andalucía y portavoz en el Parlamento Andaluz, Antonio Maíllo, llevará al Parlamento Andaluz el conflicto del programa ‘Casa por Casa’ ante los incumplimientos de la Consejería de Fomento de la Junta de Andalucía. Maíllo acusa al consejero andaluz de Fomento, Felipe López, de “instalarse en la burocracia” para no cumplir el compromiso y el objetivo del programa Casa por Casa, que no es otro que realojar en viviendas en condiciones dignas que ya están construidas en Marismas del Odiel, a las familias a las que ya están adjudicadas y que siguen viviendo en sus antiguas casas.

Antonio Maíllo ha expresado hoy la inmediata necesidad de una “solución clara” al conflicto generado en Huelva con el programa ‘Casa por Casa’ para que no haya “discriminación” entre unos vecinos y otros, “teniendo las mismas condiciones, requisitos y derechos para que todos puedan realojarse en sus viviendas”. Maíllo pedirá cuentas al consejero de Fomento y Vivienda ante el “sufrimiento añadido” y “la situación de exclusión social” de todas las personas que están esperando instalarse en sus nuevas viviendas que tienen adjudicadas desde diciembre de 2014.

Antonio Maíllo, acompañado por el Coordinador Provincial de IU en Huelva, Pedro Jiménez, ha visitado hoy la barriada en la que se encuentran las viviendas de Marismas del Odiel y donde han sido recibidos por el único vecino, Carlos Albéniz, que ya reside en su nueva casa, tras alojarse en la misma al perder su antigua vivienda situada en la Calle Cristo de la barriada de Santa Lucía que fue destruida por un incendio. Carlos Albéniz y su esposa, un matrimonio de avanzada edad, tuvieron que alojarse en su nueva casa por no tener ningún otro sitio donde ir. El resto de familias a las que se les adjudicaron estas viviendas en diciembre de 2014 reivindican que la Junta de Andalucía les permita alojarse en sus nuevas casas y es lo que va a reclamar Izquierda Unida en el Parlamento Andaluz ante el Consejero de Fomento de la Junta de Andalucía.

En este sentido, el Coordinador Provincial de Izquierda Unida en Huelva, Pedro Jiménez, recuerda que el Programa Casa por Casa consiste en que las familias afectadas reciban una nueva vivienda para realojarse en condiciones dignas, además de contar con los equipamientos y dotaciones públicas correspondientes. Las primeras viviendas que se construyeron fueron las de Cardeñas y luego las de la barriada de Navidad. El Área de Rehabilitación Concertada, que gestiona el Casa por Casa, acordó cumplir con la reivindicación protagonizada, precisamente, por los vecinos de la barriada de Santa Lucía que se movilizaron para que el Casa por Casa se cumpliera tal y como se aprobó por unanimidad en el Parlamento Andaluz en 2006. Así se hizo con las viviendas construidas, como parte del programa Casa por Casa, en Cardeñas y en la Calle Pastores que recibieron sus casas sin tener que abonar contraprestación económica alguna, sólo a cambio de abandonar sus antiguas viviendas para que éstas fueran derruidas, acabando con esta situación de infravivienda. Ahora, la Junta “paradójicamente” pretende dar marcha atrás y cobrarles la diferencia a las 100 familias de la barriada de Santa Lucía, que fueron los que se movilizaron para lograr que las casas se entregarán únicamente a cambio de las antiguas viviendas. Cuando Izquierda Unida dejó el Gobierno andaluz en 2015, donde llevaba la Consejería de Fomento y Vivienda, dejó las 100 viviendas correspondientes a Santa Lucía sorteadas y adjudicadas a sus legítimos propietarios. En este sentido, Jiménez declara que “ahora, hay que pedirles explicaciones al Consejero de Fomento y al alcalde de Huelva de por qué han cambiado los criterios del Casa por Casa, cuando no pidieron contraprestación económica alguna a las familias realojadas en nuevas casas en las barriadas de Cardeñas y de Navidad”. Jiménez añade que Izquierda Unida quiere que todos los vecinos con casas adjudicadas reciban su nuevas viviendas, como ya se ha hecho en los casos anteriores. Además, Izquierda Unida pide que se continúe con el Programa Casa por Casa al que le faltan todavía unas doscientas viviendas por construir para realojar a más familias en condiciones de vida dignas.

El programa Casa por Casa fue aprobado en el Parlamento en el año 2006, con el objetivo de acoger a vecinos y vecinas en unas viviendas de nueva construcción a cambio de su vivienda antigua. El Ayuntamiento de Huelva asumió entonces el compromiso de aportar el suelo y la urbanización; y la Consejería la construcción de las casas. Ante los incumplimientos de ambas administraciones, Izquierda Unida registrará en el Parlamento Andaluz las iniciativas de control oportunas esta misma semana para que se produzca un debate con el consejero de Fomento y Vivienda, Felipe López, y lograr que se entreguen las viviendas nuevas a cambio de las antiguas, como fue acordado en su día. Sin subvenciones ni pagos de alquileres sociales., como les trasladó a los vecinos el Consejero de Fomento el lunes de la pasada semana, ante la “estupefacción” de éstos.

Por su parte, Antonio Maíllo considera que “no es comprensible que haya gente que, ante un programa se aprobó en 2006, sigan en 2017 sin poder acceder a sus viviendas, y lo que es mucho peor, alojados en una vivienda absolutamente deteriorada, un espacio que no es digno para vivir”.
Maíllo ha acusado a la Delegación Territorial y a la Consejería de “instalarse en la burocracia” y “ausentarse del único y primer objetivo del programa, que es la acogida de vecinos en las viviendas”. Ante la incertidumbre en la que se encuentran inmersos vecinos y vecinas onubenses, el coordinador general también ha hecho referencia al “olvido y dejación” de la administración autonómica con el dinero público invertido en unas viviendas que no se están utilizando.

Por último, Maíllo ha achacado a las administraciones el anteponer el formalismo administrativo al bien final, debido a que “no se trata de gente que vive bien y va a vivir mejor, sino de gente que no puede vivir ni un día más en su vivienda”, ha concluido.