Izquierda Unida preguntará al equipo de gobierno del Ayuntamiento de Huelva sobre el destino de una modificación presupuestaria por valor de 2.355.000 euros

El portavoz de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Huelva, Pedro Jiménez, ha informado hoy en rueda de prensa que el equipo de gobierno del PP en el Ayuntamiento de Huelva va a llevar al próximo pleno municipal “la segunda modificación presupuestaria que realiza en 2014 y cuyo valor asciende a un total de 2.354.000 euros”. Jiménez explica que esta cantidad corresponde a diferentes partidas de inversiones de presupuestos anteriores no ejecutadas en ejercicios pasados y que se remontan dese el año 1996 hasta 2007, “lo que demuestra que los presupuestos municipales que el PP aprueba año tras año en el Ayuntamiento no se ajustan a la realidad”

Jiménez precisa que “vamos a preguntar al equipo de gobierno sobre el destino que se le va a dar a esta modificación presupuestaria, pues el PP propone destinar 1.865.253 euros de la misma a urbanizar el plan parcial número 8 del Seminario y otros 489.700 euros a obras de finalización del Nuevo Mercado”.

El portavoz de Izquierda Unida señala que “esta explicaciones son necesarias, ya que la urbanización del Plan Parcial número 8, en la zona del Seminario, frente a la barriada de La Orden, está realizada, y el Nuevo Mercado lleva varios años finalizado”. Por ello, Jiménez exige al PP que “detalle el destino de esta modificación presupuestaria y que no se convierta en un embuste más de inversiones que se anuncian por parte del equipo de gobierno y luego nunca llegan a ejecutarse”.

Además, Jiménez ha informado que “a día de hoy, cuando se celebra la comisión informativa de economía del Ayuntamiento de Huelva, no consta en el orden del día de la misma los presupuestos para el año 2014, así que si el PP los va a presentar en el próximo pleno, volverá a hacerlo como un asunto de urgencia para que los grupos de la oposición no tengamos tiempo para estudiarlos y presentar alternativas a los mismos”.

Amanda Meyer exige al PP que retire el recurso contra la ley para garantizar la función social de la vivienda de la Junta de Andalucía

Jiménez ha intervenido hoy en una rueda de prensa, junto con Amanda Meyer, responsable de Elaboración y Programas de Izquierda Unida en Andalucía y Secretaria general de Vivienda de la Junta de Andalucía, que ha insistido en exigir al gobierno central del PP que “retire el recurso que ha presentado ante el Tribunal Constitucional contra la Ley en defensa del derecho a la vivienda de la Junta de Andalucía, porque con este recurso sólo responde a los intereses de la banca y de las multinacionales inmobiliarias, en contra de los derechos de la población en Andalucía donde estamos ante una situación de emergencia habitacional grave, con más de 200.000 familias que necesitan una vivienda y donde hay miles de casos en los que hasta tres generaciones de la misma familia se ven obligadas a compartir la misma casa”.

Meyer asegura que “la norma andaluza es totalmente constitucional y no perjudica los derechos de propiedad, sino que está pensada para garantizar el derecho a una vivienda digna en Andalucía, donde hay de 700.000 a un millón de viviendas vacías”. Además, Meyer ha precisado que las oficinas provinciales del programa andaluz en defensa de la vivienda que ha puesto en marcha la Consejería de Fomento y Vivienda en sus delegaciones provinciales ha servido para que “más de 3.500 familias hayan podido llegar a un acuerdo con las entidades financieras y evitar así ser desahuciadas”.

Meyer ha añadido que “es necesario que en Andalucía, tanto las viviendas privadas como las públicas puedan ser habitadas, por lo que reclamamos al banco malo, Sareb, que informe a la administración sobre el número de viviendas vacías que tiene en Andalucía para poder facilitar su acceso a la población que las necesita”.

Amanda Meyer intervendrá esta tarde en una asamblea comarcal de Izquierda Unida de Huelva y el entorno, en la que se abordará la manifestación convocada en Sevilla para el próximo 28 de febrero. En este sentido, Meyer ha declarado que “la movilización es totalmente necesaria, ya que no podemos permitir que el trabajo digno, el derecho a la vivienda, a la alimentación diaria, a los suministros energéticos básicos y a los servicios públicos estén en cuestión y que la próxima generación se vea obligada a vivir peor que la anterior y se la condene a emigrar”.