Izquierda Unida propone al Ayuntamiento de Huelva que se sume a la Red de Municipios por la Tercera República

El Grupo Municipal de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Huelva defenderá en el próximo Pleno una iniciativa para que esta ciudad se sume a la Red de Municipios por la Tercera República. De este modo, Huelva sería la primera capital de provincia que se incorporaría a dicha Red que está compuesta actualmente por un total de 45 municipios, de los cuales 20 son andaluces.

Pedro Jiménez, Mónica Rossi y Juan Manuel Arazola, los tres concejales de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Huelva, han participado hoy en la presentación pública de esta iniciativa “con la que queremos que los ideales de justicia, libertad, igualdad y fraternidad, herederos del legado social y político de la II República sean adoptados plenamente por el Ayuntamiento de la capital”, según ha expuesto Pedro Jiménez, Presidente del Grupo Municipal de Izquierda Unida en el Consistorio onubense.

De este modo, Izquierda Unida pretende que el Pleno del Ayuntamiento de Huelva aborde el debate sobre la superación del régimen monárquico actual “que evidentemente no sirve para atender las demandas que tiene la población en cuanto a justicia social, empleo, auténtica y total democracia y desarrollo pleno de los derechos del pueblo”, señala Pedro Jiménez. Así quedó demostrado con la modificación del artículo 135 de la Constitución Española “que cambiaron el PP y el PSOE con nocturnidad y alevosía para amparar todas las políticas de recortes y pérdida de derechos que sufre la población desde hace años”.

En este sentido, Pedro Jiménez añade que “en la España actual, consideramos que la República sería el mejor marco político capaz de resolver los numerosos problemas que arrastra este país desde la Transición y sería capaz, por ejemplo, de solucionar y garantizar los derechos de los pueblos que conforman este país, al organizarse en un Estado Federal”.

De este modo, Izquierda Unida pretende que el Ayuntamiento de Huelva se sume “al impulso de un proceso constituyente, contando con la participación de la población, para elaborar una nueva Constitución que recoja la democracia verdaderamente plena, basada en los derechos humanos, y sin privilegios para los más poderosos, como mantiene el régimen monárquico hereditario actual”.

El modelo republicano que Izquierda Unida reivindica quiere rescatar los valores históricos de paz y justicia social que la II República recogía en su Constitución de 1931, en la que se decía expresamente que “la renuncia a guerra como instrumento de política nacional”.

Jiménez también se ha referido a la necesidad de que España sea un Estado realmente laico, para lo que es necesario abolir el Concordato con el Vaticano que le concede a la Iglesia católica privilegios por encima de otros colectivos.

Por último, Pedro Jiménez ha destacado que “nuestra reivindicación de la III República pretende que este país recupere los avances sociales, políticos, culturales, económicos y de derechos para la mujer que la II República puso en marcha y que fueron frenados por la oligarquía que se organizó para destruirlos, ya que el actual régimen monárquico demuestra que no es capaz de desarrollarlos, más bien todo lo contrario”.