Izquierda Unida propone una campaña de empadronamiento para registrar a los más de 20.000 habitantes de Cartaya

Izquierda Unida ha presentado en el Ayuntamiento una propuesta para que crezca el número de residentes empadronados en Cartaya, ajustando el padrón municipal a la población real que vive en Cartaya, El Rompido y Nuevo Portil. Eso permitiría alcanzar los 20.000 habitantes. La consecuencia inmediata sería un aumento importante del dinero que recibiría el municipio procedente de otras administraciones.

El último padrón de Cartaya ofrecido por el Instituto Nacional de Estadística registra 19.094 habitantes. Pero la población estable de Cartaya, El Rompido o Nuevo Portil es muy superior a esta cifra oficial del padrón.

Según un estudio de IU a través de la cantidad de residuos sólidos urbanos generados, la población real de Cartaya oscila entre los 22.500 y los 26.000 habitantes. Estos datos reflejan que entre 3.000 y 6.000 personas residentes en Cartaya no constan en el padrón oficial del municipio.

Esta disparidad entre la población real y el padrón municipal tiene dos consecuencias fundamentales. La primera es que las necesidades de servicios y gasto público son superiores a las reflejadas por los datos. La segunda, que los ingresos por participación en los tributos del Estado, la comunidad autónoma y otros conceptos son inferiores a los que merece nuestra población real.

Según estimaciones de IU, si Cartaya lograra alcanzar una cifra de empadronamiento de tan sólo 20.000 personas, todavía inferior a la población real estable, aumentaríamos en medio millón de euros los ingresos por participación en tributos del estado (PIE), comunidad autónoma (PATRICA) y otros conceptos. Eso facilitaría la prestación de servicios públicos a una población que actualmente es muy superior a la registrada en el padrón municipal.

Recientemente, Aljaraque y Ayamonte han reconocido las ventajas fiscales y en la calidad de los servicios públicos de haber logrado superar los 20.000 empadronamientos. Cartaya tiene la oportunidad de acogerse también a esas ventajas, siempre y cuando regularice la situación de una proporción importante de los vecinos y vecinas del municipio. Para conseguir ese objetivo Izquierda Unida ha presentado en el Ayuntamiento la propuesta de que se ponga en marcha una campaña para que se empadronen aquellas personas que todavía no lo han hecho, pero residen en Cartaya, El Rompido o Nuevo Portil.