Izquierda Unida recurre el acuerdo de pleno que privatiza la limpieza viaria y la recogida de residuos sólidos urbanos en Almonte

El Grupo Municipal de IU en el Ayuntamiento de Almonte ha presentado un recurso de reposición contra el punto 2.4 del orden del día del pleno ordinario de noviembre, sobre la aprobación del "Pliego de Clausulas Administrativas y Pliego de Cláusulas Técnicas de los Servicios de Limpieza Publica Urbana, recogida de Transporte de Residuos Sólidos Urbanos del municipio de Almonte". El punto, que suponía la privatización por 6 años del servicio y un coste de 24 millones de euros, fue aprobado con 9 votos a favor del PSOE, 1 abstención del PP y 3 votos en contra de MdC (2) e IU (1).

Desde la pasada legislatura la recogida de basuras y limpieza viaria de los tres núcleos del municipio, privatizada desde 1992, ha estado fuertemente cuestionada por vecinos, trabajadores del servicio y partidos políticos que, como Izquierda Unida, denunciaron públicamente el incumplimiento del contrato. “El resultado de este servicio es el de una limpieza deficiente de las calles y contenedores, la existencia de una maquinaria y herramientas anticuadas, así como un malestar en la plantilla de trabajadores por sus condiciones contractuales y laborales”, según señala el portavoz de IU en el Ayuntamiento almoteño, Daniel Martínez.

En los últimos años de legislatura fue elevado al Consejo Consultivo de Andalucía el contrato de gestión entre el Ayuntamiento y la actual concesionaria (URBASER). Así mismo se dio pié a la creación de una Comisión entre los partidos por entonces presentes en el Ayuntamiento (PSOE, PP e IU), para crear una empresa pública de servicios que gestionase la limpieza viaria y RSU, además del abastecimiento y depuración de aguas.

“Por parte de IU la solución siempre estuvo orientada hacia la municipalización o recuperación del servicio por el Ayuntamiento, pues se muestra como la única garantía para los vecinos de una mejor prestación, mejores empleos y, por supuesto, un menor coste para los usuarios”, explica Martínez.
Durante el desarrollo de la presente legislatura, y ya con el PSOE en el gobierno, los pasos dados hacia la municipalización fueron abortados. Se desechó la vía de resolución a través del Consejo Consultivo y se optó por una rescisión pactada con la empresa por valor de 586.560,69 euros, y sacar un nuevo pliego de condiciones con el que volver a externalizar el servicio. Finalmente ambas propuestas fueron elevadas al pleno ordinario de noviembre.

Pese a que ambas fueron aprobadas con el voto favorable del PSOE, Izquierda Unida entiende que el punto 2.4 referente al pliego de condiciones para la nueva privatización, no cuenta con los votos necesarios para su aprobación pues, según el artículo 47.2 de la LBRL y, teniendo en cuenta que el contrato supera los límites del 10 y 20% de los recursos ordinarios, se exige mayoría absoluta, es decir, 11 votos a favor en el caso de Almonte. De esta forma el acuerdo alcanzado en el pleno del 2 de noviembre, al contar con solo 9 votos del PSOE, es nulo.

Atendiendo a esta circunstancia es por lo que el Grupo Municipal de IU solicita a la Alcaldía Presidencia del Ayuntamiento que “se adopte la medida cautelar de suspensión de los efectos del acuerdo adoptado al objeto de no causar mayores perjuicios a terceros, y no se dé trámite al procedimiento de contratación hasta que no se resuelva este recurso y en su consecuencia sea adoptado un nuevo acuerdo por la mayoría requerida a estos efectos”.

Para la Asamblea Local de IU los procedimientos administrativos y su legalidad deben imperar siempre y, sobre todo, ante contratos de tan elevado precio e importancia para nuestra localidad como el de la privatización de la limpieza viaria y RSU.