Izquierda Unida traslada su apoyo a los sindicatos de la hostelería de Huelva para que alcancen sus reivindicaciones en la negociación del convenio provincial

Izquierda Unida manifiesta públicamente su apoyo a los sindicatos CCOO y UGT, que están negociando actualmente el convenio del sector de la hostelería de la provincia de Huelva, “para que logren su objetivo de firmar un convenio justo, en el que queden recogidas sus reivindicaciones laborales, para las más de 15.000 trabajadoras y trabajadores de este importante sector económico de nuestra provincia”, según ha informado Pedro Jiménez. El propio Jiménez, como portavoz de IU en el Ayuntamiento de Huelva y en la Diputación Provincial, defenderá en las próximas sesiones plenarias de ambas instituciones una iniciativa “que nos han trasladado los sindicatos” para que obtengan de éstas el respaldo a sus demandas y quede reconocido “el esfuerzo laboral y salarial” que las plantillas de las empresas del sector de la hostelería han realizado en los últimos años, de modo que se cumplan sus demandas y puedan lograr en este convenio provincial unas mejores condiciones laborales y salariales que las que tienen hasta ahora.

En este sentido, la iniciativa registrada por Izquierda Unida detalla que desde el año 2008 estos miles de trabajadoras y trabajadores del sector hostelero y turístico de la provincia de Huelva han venido padeciendo una serie de problemáticas laborales que han repercutido negativamente en sus condiciones de trabajo y de vida, todo ello enmarcado en un contexto de crisis y de regresión que se extendió hasta 2012 y en unos años posteriores, hasta el año pasado, de progresiva recuperación del sector, a pesar de que esta recuperación no ha repercutido de igual manera en los salarios y condiciones laborales de la trabajadoras y trabajadores del sector hostelero y turístico.

Así, entre los años 2009 y 2014, los salarios se mantuvieron congelados y en el periodo comprendido entre 2015 y 2017 los salarios se han incrementado sólo un 2,35%, con unas subidas anuales del 0,6%, 0,6%, 1,15%, cada año. Además de la congelación de la antigüedad recogida en convenio colectivo. A modo de resumen se puede concluir que en periodo 2008-2017 y mientras el IPC acumula un 14% de incremento, los salarios ha sufrido un incremento de solo un 6,2%, es decir, no ha llegado a 50 euros a lo largo de estos 10 años, lo que sin duda refleja claramente el sacrificio soportado por miles de trabajadores y trabajadoras. Por ello, los sindicatos demandan un incremento del 9% para los próximos dos años. Además, a esta situación hay que añadir que los miles de trabajadoras y trabajadores que se emplean en el sector turístico son fijos discontinuos y han visto como durante los últimos años se acortaba, año tras año, su periodo activo por el cambio de modelo turístico hotelero centrado exclusivamente en los meses de verano, y una tasa de contratación temporal del 99%.

Asimismo desde los dos sindicatos se está reivindicando la superación de ciertas discriminaciones que se vienen soportando en determinadas categorías profesionales como son las camareras de piso, limpiadoras, subgobernantas y gobernantas, ya que se trata de categorías profesionales totalmente feminizadas y que arrastran una discriminación de género que es necesario y justo solucionar a través de este convenio colectivo en negociación. A lo que se añade la necesidad de regular por convenio el fenómeno creciente de la externalización de servicios básicos como ocurre con la limpieza de habitaciones de hotel, lo que además de suponer una grave pérdida de derechos y salarios para las trabajadoras afectadas, implica sentar las bases para una competencia desleal entre hoteles en base a la bajada de precios y no a una mejor calidad, según exponen las centrales sindicales.

Sin embargo, en este periodo, el sector de la hostelería onubense ha experimentado un incremento del 15% en cuanto a pernoctaciones y de afluencia de clientes, y del 16 % en los precios medios por habitación. Además de la estancia media que también ha crecido de manera significativa como indican las distintas estadísticas oficiales que se publican de manera periódica. Por ello, los sindicatos demandan que esta situación repercuta directamente en los salarios y condiciones laborales de las plantillas afectadas y no sólo en el crecimiento de los beneficios empresariales.

Po ello, la iniciativa que defiende Izquierda Unida pide a las instituciones públicas en las que se presenta que se reconozca que la provincia de Huelva no puede ser un destino turístico de calidad, sino lleva aparejado un modelo de relaciones laborales respetuoso con los derechos e intereses de uno de sus mayores activos, que son los trabajadoras y trabajadoras del sector de la hostelería y del turismo, y para ello es imprescindible la firma de un convenio colectivo adaptado a la realidad de un sector en crecimiento y que supere al menos parte de los sacrificios que las empleadas y empleados de este sector han tenido que soportar durante los últimos años.