Izquierda Unida y EQUO Huelva llevan la denuncia de posibles vertidos en el río Tinto al Parlamento andaluz

• Registran una pregunta en la Comisión de Medio Ambiente solicitando al Gobierno andaluz que explique qué medidas ha tomado tras la denuncia realizada junto a Ecologistas en acción.

• Instan además a proteger el río y sus inmediaciones, exigiendo al Gobierno de la Junta que proteja el derecho de los onubenses a un medio ambiente limpio.

El parlamentario de Izquierda Unida en el Parlamento andaluz José Antonio Castro ha registrado dos preguntas dirigidas al consejero de Medio Ambiente en relación a la denuncia presentada el pasado día 11 de abril por Izquierda Unida, EQUO y Ecologistas en Acción relativa a un más que probable vertido al cauce del río Tinto.

La denuncia fue presentada al detectar integrantes de estas organizaciones en un recorrido por el río Tinto un vertido espumoso de apariencia sospechosa y fuerte olor ácido. Como señalaron en su momento, su magnitud era especialmente significativa a la salida del embalse de La Marismilla, en término municipal de Nerva, en la confluencia del arroyo el Ventoso, así como en el puente de la carretera de Berrocal; pero la presencia de espumarajos presumiblemente contaminantes se podía apreciar a lo largo de varios kilómetros río abajo.

En la pregunta registrada en la comisión de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio se solicita la valoración de la Consejería respecto al vertido citado y se cuestiona acerca de las actuaciones que ha puesto o tiene previsto poner en marcha a fin de esclarecer su origen, iniciar las medidas correctoras necesarias y, en su caso, incoar el correspondiente expediente de carácter sancionador y/o informativo.

Pepa Beiras responsable andaluza del área de Medio Ambiente de Izquierda Unida, ha señalado que “resulta indignante observar el estado de abandono en el que se encuentra la comarca en las inmediaciones, con todo tipo de residuos en las márgenes de un río que es un patrimonio natural de renombre internacional. Indignante la pestilencia procedente del vertedero de Nerva que provoca picor en vías respiratorias, el ingente caudal de aguas residuales sin depurar vertiéndose al Tinto, y el rebose de lixiviados procedentes de los recintos del vertedero. La incapacidad del gobierno de la Junta de Andalucía para resolver los graves problemas ambientales ocasionados por décadas de nefasta gestión resulta patente”.

Por su parte, Isabel Brito, coportavoz de EQUO en Huelva, ha insistido en que “el río Tinto es patrimonio natural y cultural de todos los onubenses y no vamos a permitir que se convierta en un vertedero permanente de las empresas mineras o de residuos que sólo miran a nuestra provincia para lucrarse a costa de la degradación de nuestro territorio y de la calidad de vida de la población de la Cuenca Minera”.

“No vamos a consentir este engaño permanente, ni mucho menos la pasividad de la Junta de Andalucía, que sigue alimentando con las autorizaciones que les concede a estas empresas los vertidos, la insalubridad y la insostenibilidad de nuestros parajes”. Para Brito, un paisaje protegido como lo es el río Tinto “no merece que se mantenga en su ámbito un vertedero de residuos peligrosos en Nerva, cuyo control y seguimiento por parte de la Junta de Andalucía ponemos en cuestión y sobre el que hay transparencia cero; ni que se siga alimentando el río de vertidos de aguas residuales sin tratar por el incorrecto funcionamiento o ausencia de depuradoras que garanticen un tratamiento adecuado conforme a las exigencias normativas”.

“Europa no puede seguir poniéndonos la cara colorada por la pasividad de nuestro Gobierno andaluz para proteger el derecho de los onubenses a un medio ambiente limpio”, concluyen desde ambas organizaciones.