La portavoz de Izquierda Unida en Cortegana denuncia que el PP “impone la privatización de los servicios de alumbrado y del agua que van a hipotecar el futuro del municipio”

La portavoz de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Cortegana, Rebeca Martín, denuncia que el equipo de gobierno del Partido Popular “mantiene su perjudicial política de entregar los servicios públicos municipales a manos privadas, lo que va a provocar que se hipoteque el futuro de nuestra localidad”. En el último pleno municipal del Ayuntamiento de Cortegana, convocado de manera extraordinaria, la mayoría absoluta del PP decidió, en solitario, adjudicar la gestión del servicio de alumbrado público por un periodo de doce años a una empresa privada, al mismo tiempo aprobó el pliego de condiciones para licitar el servicio municipal de abastecimiento de agua potable y concedérselo también a otra empresa privada.
Rebeca Martín explica que en este pleno se acordó fijar una bajada de la tasa de distribución del agua en Cortegana. No obstante, Martín exige al equipo de gobierno del PP que se comprometa a mantener estos precios, si se culmina la privatización de este servicio.
La portavoz de Izquierda Unida en Cortegana señala que en el pliego de cláusulas administrativas para licitar el servicio de agua se incluyen dos en las que el Ayuntamiento se compromete a “mantener el equilibrio económico de la empresa adjudicataria. De este modo, nos tememos que en el futuro, se apliquen subidas en las tasas del agua, sólo para garantizar los beneficios de la empresa privada que la gestione”. “A lo que nos oponemos totalmente y denunciamos que lo que pretende el PP es darle beneficios a ésta a costa de la población de Cortegana”, explica Martín. La concejala de Izquierda Unida insiste en exigir “que se le permita a la población decidir sobre el modo de gestión del agua en nuestro municipio, mediante una consulta popular, a la que el PP se niega sistemáticamente”.
Rebeca Martín denuncia que en los servicios que se han privatizado, “el equipo de gobierno del PP no ha permitido que puedan estar presentes en las mesas de contratación para los mismos los grupos de la oposición, con lo que quieren evitar que estas privatizaciones y la gestión posterior pueda ser controlada por la oposición y así acabar con la necesaria participación democrática en los asuntos públicos que afectan a la gestión municipal”.