Polo pagó a Canalcosta TV al menos 43.000 euros en los últimos cuatro años de las arcas del Ayuntamiento de Cartaya

El Gobierno municipal de Cartaya, formado por ICAR y PP, pagó a Canalcosta Televisión hasta marzo de 2015 al menos 43.000 euros, según ha podido comprobar Izquierda Unida mediante una revisión de las actas de la Junta de Gobierno Local de los últimos cuatro años a las que ha tenido acceso y que no son las de todas las sesiones que ha celebrado el equipo de Gobierno municipal. Las cantidades abonadas en distintos meses oscilan entre los 1.770 y los 2.873,75 euros y han sido facturadas por Canalcosta TV, Lepevisión SAU y Azahara de Comunicaciones SA, tres sociedades que tienen el mismo domicilio social: Polígono El Prado, Calle Estibadores, 20, en Lepe.
Esos pagos de dinero público explican la obediencia al alcalde de Cartaya, Juan Miguel Polo, por parte de los responsables de Canalcosta TV durante la campaña electoral de las pasadas elecciones municipales, cuando se suspendió el debate entre los candidatos a la alcaldía por ICAR, PSOE, PP e IU ante la negativa de estos tres últimos partidos a aceptar las condiciones antidemocráticas que la emisora quería imponer en los turnos de palabra.
Los pagos de Polo a Canalcosta TV o a las otras dos sociedades vinculadas a esa cadena se justifican en las actas de la Junta de Gobierno Local como “difusión e información institucional”, “servicios de información municipal”, “programación especial de Semana Santa” o “emisión especial durante Carnavales”, entre otras denominaciones.
Para Izquierda Unida, esos pagos para que Canalcosta TV difunda supuesta información institucional o informe de ferias, festejos y otros acontecimientos guardan relación directa con el trato de favor que esa emisora da al Gobierno municipal de Cartaya y a ICAR y el PP en sus informativos. Por el contrario, la oposición municipal o el movimiento ciudadano que se enfrentó a la privatización del servicio de abastecimiento y saneamiento de aguas y del de recogida de basuras han sido sistemáticamente silenciados por esa emisora, que ha privado a su audiencia de una información veraz y contrastada.
Por otro lado, llama la atención que durante todo el periodo en el que se han hecho los pagos de dinero público a Canalcosta TV Polo dijese que el Ayuntamiento no disponía de recursos económicos para garantizar un mínimo vital de agua y luz para las familias cartayeras que tienen que elegir entre comer o pagar las facturas de ambos suministros y sí, sin embargo, dispusiera de dinero para comprar noticias y espacios de propaganda en esa televisión privada.
Hasta principios del año 2013 los conceptos de los pagos se refieren a festejos u otros acontecimientos. Es a partir de finales de ese año cuando el Gobierno municipal de Polo y Canalcosta TV dejan de enmascarar el pago y cobro de dinero con esos conceptos y abiertamente se refieren a servicios de difusión o información, cuando de lo que de verdad se trata es de la emisión de contenidos en la televisión donde sólo se da la versión del Gobierno municipal, omitiendo cualquier contenido o noticia que sea crítico hacia su gestión.
Para hacer pasar como información institucional lo que sólo es información y propaganda partidista de ICAR y PP, el Gobierno municipal abre en 2013 un expediente de contratación para adjudicar durante cuatro meses lo que denomina “servicio de difusión visual de la información municipal”. Se solicita presupuesto a tres empresas para intentar dar a toda la operación apariencia de transparencia e imparcialidad: Azahara de Comunicaciones, Condavisión SLU y Opinión Plural SL, las dos primeras son de la provincia de Huelva y la tercera es de Sevilla.
Que el expediente de contratación es una farsa queda demostrado cuando mediante una simple consulta a través de internet se puede comprobar que dos de las tres empresas son lo mismo, pero con distinto nombre: Condavisión, la televisión privada que opera desde la comarca del Condado, es propiedad del grupo Azahara de Comunicaciones, propietaria a su vez de Canalcosta TV.
Finalmente, el contrato del denominado “servicio de difusión visual de la información municipal” se adjudicó el 9 de septiembre de 2013 a Azahara de Comunicaciones por 11.495 euros. Después de ese contrato de adjudicación no se hicieron más, sin embargo, los pagos a Canalcosta TV continuaron.
Izquierda Unida pone a disposición de los medios de comunicación interesados las actas de la Junta de Gobierno Local que ha podido revisar y donde figuran los pagos a Canalcosta TV. IU está convencida de que las actas a las que no ha tenido acceso contemplan más pagos a esa televisión privada, que incrementarían de forma notable los 43.057,50 euros detectados.