Izquierda Unida advierte que la “traición de Susana Díaz y el PSOE” acaba con los proyectos que iban a cambiar Andalucía: la Banca Pública o el Banco de Tierras

El responsable de Organización de Izquierda Unida, Rafael Sánchez Rufo; la ex delegada provincial de Fomento, Vivienda y Turismo, María Villaverde; y el ex director de Administraciones Públicas, Francisco Javier Camacho, aseguran que la ruptura unilateral del pacto en Andalucía ejecutada por el PSOE acarreará graves quebrantos y retrasos en proyectos en viviendas, carreteras, turismo y obras en pueblos y barriadas de Huelva
“Traición a los millones de andaluces que habían puesto su esperanza en un pacto (PSOE-IU) para gobernar Andalucía desde la izquierda en beneficio de las personas más afectadas por la crisis y que sufren las políticas impuestas desde la derecha”. Esa ha sido la frase que, a juicio del responsable de Organización de Izquierda Unida, Rafael Sánchez Rufo, sirve para valorar la decisión de la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, de convocar elecciones anticipadas en la Comunidad Autónoma y romper unilateralmente el acuerdo con IU. Una decisión “muy egoísta” que llega “cuando estábamos a punto de culminar la aprobación de leyes tan esenciales para la gente de Andalucía como la Banca Pública, Banco de Tierras, Servicios Sociales, Participación Ciudadana, o Memoria Democrática”, dijo. Sánchez Rufo lamenta que los dirigentes del PSOE de Huelva lleven tres años “intentando parecer socialistas y ahora se hayan encomendado al ‘Susanismo’ como único elemento ideológico de su discurso político”.
Acompañado por María Villaverde, ex delegada de la Consejería de Fomento, Vivienda y Turismo; Francisco Javier Camacho, director general de Administración Local y Antonio Marín, representante de la Consejería de Administración Local en Huelva, Sánchez Rufo asegura que la aprobación de estas leyes “hubiera supuesto un cambio para el futuro de nuestra tierra pero está claro que han pesado más los intereses particulares de la presidenta y del PSOE que los de los andaluces”. Sánchez Rufo subraya que nada más romper el pacto con IU, “Susana Díaz y el PSOE se repartieron la Cámara de Cuentas y la presidenta blindó a sus compañeros preimputados en la causa de los ERE”.
La ruptura unilateral del pacto la sufrirán mucho los onubenses pues “el egoísmo de Díaz y el PSOE afectará a proyectos tan importantes como las obras del Torrejón o la culminación de las actuaciones en Marismas del Odiel”.
Así lo advirtió la ex delegada de Fomento. Villaverde reivindicó que su departamento, dirigido por Elena Cortés, había puesto coto a los abusos de la colaboración público privada en casos como los proyectos de los puentes de Punta Umbría o la conexión de la N-435 con la A-66, por citar los casos más sonados. En ambos proyectos se han invertido millones de euros para nada, aseveró Villaverde.
La ex delegada ha recordado que la postura de su Consejería fue clave para la resolución del conflicto en el sector de la hostelería, “y ahí nos situamos claramente del lado de los trabajadores, defendiendo sus intereses, para conseguir un sector donde la calidad no sea solo en relación a la oferta sino también en cuanto a unas relaciones laborales dignas”. Villaverde también puso en valor la política de vivienda desarrollada por su departamento, que ha frenado la voracidad de los bancos y sus abusos al tiempo que ha logrado ordenar el parque de vivienda pública.
Por su parte, Francisco Javier Camacho subraya que “nadie en Andalucía entiende la ruptura del pacto cuando hace poco se aprobaba el Presupuesto, que permitía a Susana Díaz gobernar un año más hasta las próximas elecciones”. Para Camacho, “Susana Díaz y el PSOE no son de fiar, no tiene sentido negociar un Presupuesto para Andalucía cuando en la agenda socialista está la ruptura del pacto”. Para Camacho, está claro que a Díaz y al PSOE le han temblado las piernas a la hora de aprobar las propuestas más de izquierda realizadas desde IU, la Banca Pública y el Banco de Tierras”.
No se olvida Camacho de un detalle: “Susana Díaz comienza su nueva etapa pactando con el PP el reparto de la Cámara de Cuentas hasta nada menos que 2017 y cambiando a los miembros de la Diputación Permanente del Parlamento para garantizar su aforamiento (protegerlos) de la acción judicial de la juez Alaya”. “Hoy es un día feliz para el PP y para todos los que querían sacar a IU del Gobierno andaluz”, subrayó, antes de denunciar que “lamentablemente el impulso de IU al esclarecimiento de los casos de corrupción cae en saco roto”. “Susana sella un pacto con el PP para tapar la corrupción”, insiste Camacho.