Izquierda Unida de Aljaraque denuncia que el alcalde, David Toscano (PP), no cumple con las leyes tras desvelar la jurisdicción laboral que “vulnera los derechos fundamentales” de los trabajadores

  • Posted on: 12 September 2014
  • By: Huelva

El último Pleno celebrado en el Ayuntamiento de Aljaraque abordó la iniciativa de Izquierda Unida relativa a la elección directa de alcaldes que pretende imponer el PP antes de las próximas elecciones municipales  y la propuesta de IU para que el Ayuntamiento abone los atrasos salariales a los trabajadores que se les dedujo “ilegalmente” el 35% de su sueldo. IU también llevó a pleno la petición de que la administración local facilite información y agilice los trámites para que se cancele la deuda por plusvalía en supuestos de desahucios o daciones en pago. PP, PSOE e IU aprobaron esta última propuesta pero el PP se negó en rotundo a respaldar la recuperación del 35% de salarios deducido a los operarios.

Según destaca el portavoz municipal de IU, Sebastián Rivero, durante el pleno se ordenó la expulsión del salón municipal de tres personas “simplemente por encontrarse en pie o por hacer comentarios”, una actitud que Izquierda Unida achaca al nerviosismo del alcalde, David Toscano (PP), tras comprobar que los ciudadanos le dan la espalda con sus votos, como se vio en las pasadas elecciones Europeas. Rivero subraya “el cariz autoritario e inflexible de Toscano, que demuestra una vez más que no le agrada la participación ciudadana en los asuntos políticos municipales”.

El concejal de IU señala que hemos asistido a un debate plenario en el que se ha aprobado la iniciativa presentada por su grupo, para facilitar los trámites y aplicar la exención de la plusvalía (I.I.V.T.N.U.) en supuesto de desahucios o de dación en pago de la vivienda habitual, informar a la población sobre este cambio en materia impositiva y aplicar sus consecuencias favorables en cuanto a cancelación de las deudas que por tal motivo se hayan reclamado a las familias desahuciadas, o que se les devuelvan los ingresos, que no estén prescritos, abonados por el mismo concepto.

 

Por su parte, el concejal de IU, Rafael Sánchez Rufo, apunta que con el resto de mociones presentadas no ha habido igual suerte. Para Sánchez Rufo, la negativa del Partido Popular a mantener vigente la actual norma electoral de elección de alcaldes, “no es más que un claro síntoma de su temor por perder alcaldías –y el poder que de ellas emana- de grandes ciudades españolas, al albur de los actuales sondeos de opinión electoral”. Según Sánchez Rufo, “bajo el paraguas de la regeneración democrática que pregona el señor Rajoy, se esconde una clara hipocresía de los populares, pues dicha regeneración no tiene nada que ver con la elección democrática de alcaldes y alcaldesas, sino con eliminar, por ejemplo, las puertas giratorias de entrada de algunos políticos a las grandes corporaciones del sector de la energía, o la lucha contra el fraude fiscal o la transparencia en la gestión mediante el fomento de la participación ciudadana”.

 

Rafael Sánchez hizo un recorrido por más de 10 municipios de la provincia de Huelva donde el PP se ha saltado a la torera el principio de la lista más votada, bien para gobernar ellos o situar a otros partidos que no ganaron las elecciones municipales. Para muestra, Sánchez señaló el caso de la Diputación Provincial de Huelva, donde los populares quisieron sentar de presidente de la Institución a un miembro de IU, que cuenta con un solo diputado.

 

El concejal Sebastián Rivero quiso manifestar su pesar por la negativa del equipo de Gobierno del PP, por negarse a abonar a unos 15 trabajadores municipales las diferencias salariales consecuencia de la decisión unilateral del alcalde de rebajarles el sueldo un 35%; decisión que fue declarada nula, por vulneración de derechos fundamentales por la Jurisdicción Social. Para Rivero, esta “obstinada e incongruente postura del Equipo de Gobierno popular, se basa en el interés de acallar la protesta y la lucha de los trabajadores municipales por sus derechos legítimos, que fue tildada de represalia por la propia sentencia”.

 

Para los concejales de IU en el Ayuntamiento aljaraqueño, “la actitud del  alcalde denota una clara falta de respeto a los derechos laborales (tres sentencias donde se declaran nulas las decisiones del alcalde por vulneración de derechos constitucionales), y añade que “su mandato demuestra un descarado incumplimiento de sus promesas electorales en todos los ámbitos y una incapacidad manifiesta para gestionar un ayuntamiento con problemas y su estado de nerviosismo demuestra su miedo acentuado al ver peligrar su sillón de mando y sus sueldos”.