Las II Jornadas Hispano-portuguesas han unido memoria y naturaleza durante este fin de semana en Cortegana

Con la numerosa participación en un sendero para poner en valor la importancia de los parajes del Alto Chanza" en las relaciones entre España y Portugal, finalizaron ayer las numerosas actividades que conformaban el programa de las II Jornadas hispano- portuguesas ‘Memoria y Resistencia’.

Por medio de un amplio programa de actividades que consistieron en mesas redondas, ponencias, un encuentro folclórico, senderismo y una comida popular, la localidad serrana de Cortegana ha sido durante el pasado fin de semana el escenario donde se ha analizado una parte importantísima de nuestra historia y se ha fomentado la unión entre los pueblos español y portugués, en la lucha contra el fascismo y en el impulso por la solidaridad y convivencia entre culturas.

Esta segunda edición de las Jornadas hispano lusas han sido organizadas por el Foro por la Memoria de Huelva, la Asamblea Local de Izquierda Unida de Cortegana y la Cooperativa Cultural Alentejana. Según los colectivos organizadores, han resultado ser un rotundo éxito de participación en las diferentes actividades organizadas.

El programa del sábado supuso la unión de la cultura a través de la memoria democrática, contando para ello con los relatos como el de la antropóloga portuguesa Dulce Simões, relativo al campo de refugiados de Barrancos y a los numerosos episodios de solidaridad del pueblo portugués para proteger a muchos onubenses que huían de la represión franquista. En este marco también se desarrolló la ponencia del profesor de la Universidad de Huelva, Cristóbal García, sobre la represión económica en Cortegana y las actuaciones de los distintos tribunales represivos del franquismo que tenían como objetivo expoliar a la población para que nunca más quisieran repetir la experiencia republicana ni osaran levantarse contra la dictadura.

También tuvo lugar una conferencia sobre el campo de concentración de Tarrafal, en la que era colonia portuguesa de Cabo Verde, que estuvo a cargo del antropólogo Paulo Lima y que detalló el funcionamiento de dicho campo, en el que fueron internados africanos, portugueses y españoles, como por ejemplo al onubense Francisco Gómez Moreno ‘El Cerreño’. Este guerrillero antifranquista en la provincia de Huelva, fue detenido en Lisboa en 1948, para ser condenado a reclusión en dicho campo de concentración durante 10 años y tras liberado el gobierno republicano en el exilio logró que pudiera afincarse en Bélgica.
Previamente las jornadas comenzaron con una mesa debate sobre la recuperación de la memoria como motor de cambio donde se llegó a la conclusión de la importancia de incentivar la educación en la memoria democrática en los centros escolares como elemento imprescindible para fomentar la sensibilización y la reflexión del alumnado hacia los conflictos bélicos, los genocidios, los desplazamientos de refugiados y otras formas extremas de violencia muy presentes en la actualidad y como la memoria de la guerra, de sus causas y consecuencias es ineludible para promover la educación por la paz y el respeto a los derechos humanos.

El Coro alentejano de la localidad portuguesa de Ficalho “Os Arraianos” y la Asociación Cultural Cimbrea pusieron el broche final a la programación del sábado en un encuentro más distendido y de convivencia que pudieron disfrutar público y participantes de las jornadas. Dándose por clausuradas las jornadas el domingo 10 con la realización del sendero que estuvo a cargo de la empresa local Vestigia que puso de manifiesto a través del Río Chanza las diferentes etapas históricas donde la frontera se diluía y cambiaba de lugar desde la prehistoria hasta la actualidad.

Los organizadores quieren resaltar que con ganas, unión y esfuerzos se pueden hacer muchas cosas que permitan el desarrollo de nuestra sociedad y quieren agradecer a las organizaciones y colectivos que han participado como la Asociación "Amigos del Castillo", Cimbrea, Coro Alentejano de Ficalho, Vestigia, Sociedad Nuevo Casino", Sociedad Gran Casino y a las más de 200 personas que han participado para haberlas hecho posible.