Pedro Jiménez exige a Fertiberia, Junta de Andalucía y Gobierno central una restauración de máximos de la zona que ocupan los fosfoyesos

El portavoz municipal de Izquierda Unida reclama “máxima claridad” a Fertiberia en el plan que presente el día 30 al órgano de participación

El portavoz del Grupo Municipal de Izquierda Unida, Pedro Jiménez, ha pedido a Fertiberia en vísperas de la reunión del órgano de participación para la búsqueda de una solución a los depósitos y vertidos de fosfoyeso que explique su proyecto de regeneración de forma “clara y cristalina” de tal manera que no confunda con tecnicismos que den lugar a malentendidos e interpretaciones variadas. Jiménez asegura que Izquierda Unida velará para que se realice una “restauración de máximos en la zona” y subraya que en la explicación del proyecto, Fertiberia debe aportar datos de cómo quedará la zona, el coste y especificar cuándo se pondrá en marcha el plan de regeneración de la marisma.

El también coordinador provincial de Izquierda Unida, que compareció en rueda de prensa junto al coordinador general de IU en Andalucía, Antonio Maíllo, ha insistido en que la restauración de las 1.200 hectáreas de terrenos afectadas por los vertidos de fosfoyeso debe convertirse en una fuente de empleo para la ciudad de Huelva y su entorno y en este empeño recalcó que Izquierda Unida “acude a la reunión abierta a recibir todo tipo de propuestas y explicaciones”. Eso sí, manifestó Pedro Jiménez, “la ciudadanía de Huelva espera y desea una restauración de máximos” que debe basarse en la asunción por parte de Fertiberia de su máxima responsabilidad y de la disposición de las administraciones a complementar la aportación que Fertiberia esté obligada a realizar en cumplimiento del auto dictado por la Audiencia Nacional.

Pedro Jiménez recuerda que en Huelva se encuentran depositados a escasos 500 metros de las viviendas de Pérez Cubillas y otras zonas de la ciudad, 120 millones de toneladas de fosfoyesos que ocupan nada menos que 1.200 hectáreas mientras que también están contabilizadas 7.000 toneladas de cenizas radiactivas procedentes del accidente de acerinox que fueron depositadas en el Centro de Recuperación de Inertes (CRI-9) y dejó claro que “los ciudadanos deben saber qué va a pasar con estos residuos y si se pueden retirar todos o en parte”.

La Junta de Andalucía autorizó en su día subir la cota de depósito de residuos de 3 a 25 metros y fue la Dirección General de Costas del Ministerio de Medio Ambiente quien concedió los permisos de vertido.